Cómo combinar chimenea y televisión

La decoración de los espacios interiores de nuestro hogar es un asunto que normalmente requiere mucho tiempo y dedicación. Normalmente la gente suele pasar días y semanas hasta que se deciden por comprar determinados muebles o tipos de decoración. Pero si alguna estancia requiere una mayor atención en este sentido es el salón. 

Es en esta estancia donde pasamos la mayor parte de nuestro tiempo libre, ya sea solos, descansando o leyendo o reunidos con familiares y amigos. Es un espacio multifuncional que sirve tanto para descansar como para socializar, así como enterarnos de las noticias. Ya que el televisor se suele colocar en esta sala del hogar.

También es el espacio donde nos resguardamos durante largas horas en las estaciones de invierno, cuando hace frío y nos da pereza tener que salir de casa. Hay quien dispone de aire acondicionado o estufa, pero todavía hay personas que prefieren usar la chimenea para entrar en calor. 

Hemos hablado del televisor y de la chimenea como elementos que pueden formar parte del salón. Y, si hablamos de decoración, en este sentido debemos hablar de la mejor manera en que ambos coexistan en la misma habitación. 

Estos dos elementos son muy difíciles de combinar, ya que en ambos casos se trata de puntos focales que captan nuestra atención en una habitación. Por eso, en este artículo te vamos a enseñar cómo combinar chimenea y televisión para tener un salón todavía más cómodo y ordenado.

Ideas para combinar chimenea y televisión

Puede que parezca complicado e incluso imposible integrar estos dos elementos en un mismo espacio y que encima el resultado sea estético. Mucha gente asegura que esto no es buena idea y que ambos deben situarse en ambientes separados.

Pero es posible y por eso te vamos a dar una serie de consejos que debes tener en cuenta para realizar esta combinación aparentemente aleatoria. Esperamos que tomes nota, ya que te vamos a dar buenas ideas y consejos que te pueden ayudar a organizar mejor el espacio. Presta atención, ya que existen importantes desventajas que desaconsejan ubicarlas en el mismo espacio.

  • La televisión se puede estropear. Obviamente, situar una televisión en la misma pared donde arde la chimenea puede recalentar los circuitos de la TV y terminar acortando muchísimo su vida útil. Eso sí, en el caso de que tu chimenea sea simplemente decorativa, este problema desaparece. 
  • El espacio estará sobrecargado. Hemos dicho que tanto la TV como la chimenea son puntos focales que captan nuestra atención. Por eso, será más fácil que nos distraigamos mientras vemos algún programa o alguna película. Además, la pared dará la sensación de estar muy llena, lo que dará sensación de desorden. Por eso, ten en cuenta que es mejor separar ambos elementos. 
  • Tendrás que situar la televisión en altura. Ya que la chimenea siempre va debajo, esto te obligará a instalarla encima, y debe haber la suficiente separación entre los dos elementos. Por ello, quedará a una altura bastante elevada y tendrás que levantar la cabeza para mirarla. Así que deberías separarlos o buscar la manera de bajar la televisión para un correcto visionado. 
  • El fuego te puede deslumbrar. Si enciendes el fuego al mismo tiempo que ves la TV, esta se verá peor, ya que el fuego de la hoguera te puede deslumbrar. Por eso, es mejor que dispongas de alguna manera de tapar la TV cuando enciendas la chimenea y apagar la misma cuando quieras ver algún programa, serie o película.

TV y chimenea dispuestas una encima de otra

Es la opción más simple. De esta manera queda la televisión encima de la chimenea. Visualmente queda muy bien y se integra con la decoración pero hay que contar con todas las desventajas que hemos nombrado antes.

Por ejemplo, existe el peligro de que se sobrecaliente el televisor y que, por ello, se pueda romper. La televisión queda muy elevada y puede que tengamos dolor de cuello y además, nuestra atención decae. Por ello, recomendamos hacer lo que ocurre en el siguiente ejemplo.

Apagar la TV cuando la chimenea esté encendida

Esto siempre es buena idea y apagando la chimenea eliminamos uno de los focos de atención que tanto nos distraen. También se debe hacer al revés. Es una solución parcial, ya que, pese a todo, la TV sigue estando en altura, por lo que seguiremos con el riesgo de tener molestias en el cuello al tener que levantar la cabeza para verla.

También hay que decir, que haciendo esto no evitamos el problema del sobrecalentamiento de los circuitos del aparato de televisión. Por ello, aunque la apaguemos se puede estropear igualmente.

Chimenea de estilo clásico con televisor en altura 

Aparentemente queda muy bien y es muy estético, como en el primer ejemplo que hemos nombrado. Sin embargo, tenemos todas las desventajas que hemos nombrado.

Y, además en este caso, al ser la chimenea tan grande, la televisión queda demasiado elevada, casi rozando el techo. Por ello, es probable que tengamos molestias en el cuello.

Separar ambos elementos pero en la misma pared

Es la segunda mejor opción ya que se solucionan dos de los tres problemas más graves que se derivan de la combinación de estos dos elementos. Así, se soluciona el tema del sobrecalentamiento de los circuitos de la televisión. Y, además, se arregla el tema de la altura incorrecta, ya que se puede posicionar de una manera en la que que no nos hagamos daño en el cuello. 

Sin embargo, continuamos teniendo dos puntos focales centrados en la misma pared. Aunque estén separados, nuestra atención puede distraerse fácilmente, porque ambos están relativamente cerca.

Separar la chimenea de la TV en distintas paredes

Es la mejor opción para solucionar todos los problemas que la combinación de estos dos elementos en una misma habitación puede generar. Así, se arregla el tema del recalentamiento de los circuitos de la TV. 

Se soluciona el tema de los puntos focales, ya que, al separarlos, podemos prestar atención a lo que sucede en la TV sin distraernos ni deslumbrarnos con el fuego. Además, se arregla el problema de la altura, ya que podemos situar correctamente desde el punto de vista ergonómico. Por ello, esta es la opción que recomendamos.

Utilizar la TV como chimenea decorativa

Es la manera más útil de combinar estos dos elementos para dar un ambiente especial a tu salón. Se eliminan de golpe todos los problemas que esta combinación genera, ya que la podemos situar a la altura de los ojos. Además, no hay ninguna mezcla de puntos focales ni tampoco sobrecalentamiento. Es muy estético y hace que el entorno sea más acogedor.

Terminamos aquí con este artículo sobre cómo combinar chimenea y televisión, llegando a la conclusión de que, aunque son dos elementos que mejor deben ir separados. Juntos generan demasiados problemas de percepción, dañando nuestra salud y la del propio televisor. 

Esperamos que esta lectura te haya servido para ver qué ventajas e inconvenientes tiene esta combinación. Ya que, si utilizamos un fuego simplemente decorativo bajo la televisión, podemos lograr un entorno acogedor y estético.

Total
0
Shares
Ant.
Cómo combinar muebles color cerezo con otros muebles

Cómo combinar muebles color cerezo con otros muebles

El mobiliario de nuestro hogar es una parte muy importante de la personalidad

Sig.
Cómo colocar dos cuadros juntos

Cómo colocar dos cuadros juntos

Se puede conseguir un estilo decorativo pintando las paredes de determinada

También te puede gustar